Desde una apasionante Misión Rural en Siles (Sierra de Segura) redescubrimos el valor tan maravilloso del don de la vocación sacerdotal. El Señor sigue llamando a través de su pueblo, animamos a todos los que puedan sentir esa llamada o inquietud a ser valientes y responder con generosidad a la voluntad del Señor.