Y para finalizar el triduo hemos contado con la compañía de los componentes y miembros de la Agrupación de Cofradías de Jaén y grupos juveniles de las cofradías. Toda una representación de tantos devotos y amantes de la tradicional ostentación pública de nuestra fe.

La Eucaristía fue presidida por D. Raúl Contreras, actual Director Espiritual y formador del Seminario Diocesano. En la homilía, aprovechó la oración de alabanza al Padre narrada en el Evangelio para recordar que Dios se regocija especialmente en aquellos humildes de corazón sencillo, tal como se entona en el “Magníficat” en relación a las virtudes de María. También quiso destacar con agradecimiento la importancia de las cofradías como semillero de nuevas vocaciones al orden sacerdotal.

Se cierra así un triduo que anuncia la próxima festividad de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, patrona de nuestro Seminario Diocesano. La próxima cita será el miércoles día 7 de diciembre, con motivo de la Vigilia Diocesana de jóvenes y procesión de la Inmaculada entre la Catedral y el Seminario, organizada por la Delegación de Juventud, y a la cual hacemos extensiva nuestra invitación.